10 RETOS A LOS QUE SE ENFRENTA UNA GUÍA DE YOGA PARA NIÑOS

Ir a una clase de yoga es para muchos de nosotros un reto difícil de superar, sobretodo la primera vez. Realizar posturas casi imposibles con nuestro cuerpo, respirar atentamente, y sobretodo relajarnos y despojarnos de todo nuestro día a día por un ratito, es una gran tarea que muchos adultos no consiguen.

Primavera Sound 1

Pues imaginemos como ha de ser una clase para niños!

Listamos los 10 retos a los que se enfrenta una profesora de Yoga con niños diariamente:

1. Mantener la atención de todo el grupo durante la clase.
2. Intentar que haya silencio.
3. Enseñarles a observar su respiración.
4. Enseñarles a relajarse y comprender la liberación del cuerpo.
5. Bajar el tono de voz de los niños cuando sea necesario.
6. Enseñarles a escuchar su cuerpo y ser conscientes del nivel de acción o relax en el que se encuentran.
7. Alargar el tiempo en las posturas de yoga.
8. Ayudar a que se olviden de “lo material” cuando hablamos de regalos.
9. Practicar la empatía, ayudarles a entenderla
10. Y como profesora el des-aprender como adulta con todo lo que los niños te enseñan.

¿Y cómo hacemos los Yoguitos Profesores para saltar estos retos?

Nuestro secreto está en: saber escuchar a los niños, darles su tiempo, enseñarles con el ejemplo y sobretodo, sobretodo, sin alterarnos ni enfadarnos.

Así que estos retos, los aceptamos con alegría (y mucha paciencia) en nuestras clases, puesto que lo que los niños nos dan a cambio, es mucho más grande que cualquier reto que se nos presente.