Un regalo para toda la vida

Cuantas veces nos quejamos del poco tiempo que tenemos para hacer todo lo que queremos hacer….?

Cuantas veces nos enfadamos con los demás, y nos dura demasiado tiempo el enfado…?

Cuantas veces hacemos cosas que no queríamos hacer?

Cuantas veces deseamos desaparecer del mapa un par de días….?

Y cuantas veces miramos a nuestros hijos, y deseamos que ellos no pasen por todo eso.
El yoga es una práctica que puede ayudar a nuestros pequeños en su vida adulta.

fa2ebc2d32782252b18e3273fb0f7b72

Aquellos niños que practican yoga regularmente: 

– aprenden técnicas de control de las emociones
– aprenden a respirar correctamente y conscientemente, para que el día de mañana, en cualquier situación, puedan mantener la calma
– aprenden también que hay tiempo de relax, y que estos momentos de relajación, son tan importantes, como el tiempo de juego y de trabajo
– aprenden a ver a los demás como iguales.

Nuestros hijos tienen ahora la posibilidad de aprender todos estos trucos, antes de hacerse mayores.
Realmente les damos un buen regalo para toda la vida, si crecen aprendiendo yoga.